Ir al contenido principal

¿Que me ves?

Salir a la calle es sin duda siempre una aventura. No porque uno vaya a lidiar con elefantes o monos (aunque si que sucede) sino porque en nuestra condición de “forenis”* (si, condición porque a veces parece una enfermedad) solemos cometer errores que no podemos comprender.

Ejemplo no 1:
Antón sale a correr en mallas y shorts camino al parque. Los niños se burlan de el, aun no entiendo si se ríen porque va en shorts (pero lo dudo porque ya hemos visto hombres con los pantalones bajados hasta las rodillas caminando sin pena por la calle) ¿o será entonces por las mallas? (tampoco lo creo, los indios tienen una rara predilección por la ropa ajustada) ¿sera el palido color de sus piernas? (hmmm... el producto mas codiciado en la India son las cremas blanqueadoras) ya les digo...un misterio.

Ejemplo no. 2:
Decido ir al trabajo en bicicleta. Esto, por alguna razón les causa risa, no lo entiendo, estoy segura que lo estoy haciendo de la manera adecuada, pero los niños de colegio cuando ven que voy a pasar frente a ellos se acercan, forman un grupo y me aplauden cuando salto el tope. En serio que no lo entiendo, tal vez solo esperan ver el día en que me caiga.

Ejemplo no. 3:
Salimos a pasear y llevo puestos unos pantalones a la cadera. Cada hombre de la calle sin excepción me voltea a ver con una cara que empieza a incomodarnos, al principio Anton creía que era la blusa que llevaba, después que los pantalones eran un poco entallados, finalmente nos hemos dado cuenta que era el ombligo, o el tatuaje, que se yo, pero definitivamente el estomago, cosa sumamente extraña teniendo en cuenta que las indias cuando usan saris siempre llevan el estomago de fuera.

Ejemplo no. 4:
El ir cogidos de la mano por la calle. Esto, mas que un acto de cursilería es una acto de protección por parte de Antón después de darse cuenta que casi me atropellan los rickshaws en mas de una ocasión. El punto es que lo extraño es que aquí la gente si va cogida de la mano, pero ojo, solo los hombres. Aun no entendemos si entonces Delhi es la capital gay de la India o si es normal coger a tu amigo de la mano y suavemente descansar tu mano sobre su muslo en lo que llega el autobús.
Pero después de analizarlo un rato, Antón y yo hemos llegado a la conclusión de que debido a mi altura y el hecho de que caminamos de la mano estos tipos han de creer que Antón sale con un transexual, lo cual también explicaría porque la ultima vez que compre una navaja de afeitar (que uso para afilar mis carbones) la dependienta me vio con ternura y me dijo: “Oh my god!!! You look so girly and so pretty!!”

*foreni es el término que usan los indios para designar a los extranjeros, sobre todo a aquellos que van haciendo cosas propias únicamente de gringos.

Creative Commons License
My Daily Delhi Belly by Antón Goenechea Caballos is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-Compartir bajo la misma licencia 3.0 Unported License.
Based on a work at mydailydb.blogspot.com.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://mydailydb.blogspot.com/.

Comentarios

  1. jajajajaja mamá y yo no paramos de reir!!
    you look so girly?? jajajaja
    ya regresense! Estan, creo yo en el país más raro del mundo.. aunque dice mamá que dice anthony bourdain (sí el chef) que son los atardeceres más bellos del mundo; por los colores. Pero con o sin atardeceres ya de vuelta!! Por que si de atardecer hablamos Reforma los llama desesperadamente para que vengan a observar un digno atardecer defeño.
    Muchos besos y abarazos
    Los queremos
    Mamá y juli a.k.a Nen o enana del mal!

    ResponderEliminar
  2. No estoy muy seguro de lo que para ti son mallas, pero aquí en España las mallas sólo las usan las mujeres, así que Antón con mallas debe estar lindíiiiiiiiiisimo

    ResponderEliminar
  3. GABIIII!!!
    primero, cuando empeze leer y llege a la palabra mallas, pregunte a pepe que son.. dice legins.. mi imaginacion empezo trabajar y salio el mismo imagen que al Tío Quique, Anton en las mallas! (en el momento tenia que admitir que entendia un poco porque se reian los ninos..;) y con la ultima historia me mataste!!!!
    mi gabiskis, nos faltas muchisimo por aqui, tambien ya te queremos de vuelta, tu familia de barcelona:) un besote enorme!!!

    ResponderEliminar
  4. En efecto, en Mexico las mallas tambien las usan las mujeres, y tengo que decir que gracias por la aclaracion, Anton me tenia convencida de que en Espanha era normal que los hombres las usaran para salir a correr... ahora entonces no entiendo nada pero me dara para reirme un rato.

    ResponderEliminar
  5. Anton tambien usa mallas, y de mujeres tambien
    Creo que los indues estan observnaod al verdadero Anton

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Sí, yo soy ese de las mallas (o porque los niños se ríen de mí).

Planeaba que mi próxima entrada en el blog fuera “El pito de los indios”, un fascinante estudio que estoy haciendo sobre las aficiones de nuestros gentiles anfitriones. Pero después del interés suscitado por la última publicación de Gabi, a raíz de mi costumbre de usar mallas para hacer deporte, y de que tengo la sensación de que mi imagen se está viniendo abajo en mi propio hogar, creo que tengo que aclarar un par de puntos importantes.

El primero de todos es que, desde hace años, los hombres y las mujeres modernos han estado luchando por muchas causas basándose en el principio de que todos los seres humanos tenemos los mismos derechos. Esta noble lucha ha abierto las puertas de la democracia a las mujeres y a las minorías raciales, ha dado voz a los pobres y ha ayudado a los enfermos. También provocó la revolución sexual, gracias. Esta es una batalla que continúa y continuará siempre. Pero hay un sector que suele quedar fuera de los discursos y que a veces siente que la sociedad le…

Bollywood para principiantes

Aquí esta mi primer artículo publicado para Nylon Magazine en México.
El artículo fue dividido en dos números de la revista, uno corresponde al número de noviembre y el otro al numero de diciembre-enero. Está visto que mis artículos siguen siendo demasiado largos.




















Una chica está a punto de cometer el peor error de su vida, casarse con el hombre equivocado. En su rostro, maravillosamente maquillado y decorado con espectaculares joyas, podemos ver una expresión de resignación ante lo inevitable. Va a seguir el destino que sus padres le han marcado, va a tener un matrimonio arreglado. En el último momento alguien irrumpe en la boda, es su príncipe azul, el hombre del que está realmente enamorada. Ha venido a rescatarla porque se ha dado cuenta de que no puede vivir sin ella, pero antes tendrá que demostrar lo que vale. Este no solo es el argumento del El Graduado, también es el del 90% de las películas de Bollywood. Antes y después de esta escena puede pasar de todo, seguro que habrá b…

'Camino a Marte': el viaje de hacer un 'road trip' (publicado en Vanity Fair México)

Antón Goenechea Caballos, coguionista de 'Camino a Marte' relata cómo se orquestó la cinta que se estrena hoy.


La primera vez que hablamos de Camino A Marte, Beto (Humberto Hinojosa) y Pablo (García Gatterer, productor) estaban terminando de editar I Hate Love(2014) y querían filmar un pequeño road trip que no tomara más de dos semanas de rodaje. Beto había estado pensado en cómo los seres humanos tendemos a antropomorfizarlo todo, incluidas las tormentas. Katrina no fue solo un fenómeno natural, también era una entidad con personalidad responsable de la destrucción de una ciudad y de las miserias de sus habitantes. Sandy dejó sin luz a Nueva York, Odile aterrorizó Baja California y el huracán María ha hundido a Puerto Rico en la miseria. 

De esa idea viene la creación Mark (Luis Gerardo Méndez), un hombre que en principio, como una tormenta, es ajeno a los habitantes de los lugares por los que pasa. Pero si una tormenta tuviera personalidad y fuera capaz de verse representada e…