miércoles, 15 de diciembre de 2010

Bollywood para principiantes

Aquí esta mi primer artículo publicado para Nylon Magazine en México.
El artículo fue dividido en dos números de la revista, uno corresponde al número de noviembre y el otro al numero de diciembre-enero. Está visto que mis artículos siguen siendo demasiado largos.



















Diciembre/Enero 2010
Noviembre 2010

Una chica está a punto de cometer el peor error de su vida, casarse con el hombre equivocado. En su rostro, maravillosamente maquillado y decorado con espectaculares joyas, podemos ver una expresión de resignación ante lo inevitable. Va a seguir el destino que sus padres le han marcado, va a tener un matrimonio arreglado. En el último momento alguien irrumpe en la boda, es su príncipe azul, el hombre del que está realmente enamorada. Ha venido a rescatarla porque se ha dado cuenta de que no puede vivir sin ella, pero antes tendrá que demostrar lo que vale. Este no solo es el argumento del El Graduado, también es el del 90% de las películas de Bollywood. Antes y después de esta escena puede pasar de todo, seguro que habrá bailes, canciones, alguna escena de acción, comedia, amistad y amor por la familia. Por unos padres que aunque a veces se equivoquen, siempre quieren lo mejor para sus hijos y al final sabrán darse cuenta de lo que necesitan. Por supuesto, respetaran los valores tradicionales sin renunciar a la modernidad. Habrá amor por la patria y se reivindicará la nación india. Se hará hincapié en que no hay nada que un indio no pueda hacer y ningún sitio al que no pueda llegar. Se disfrutarán los espectaculares paisajes del país y sus prosperas ciudades. Además de alguna que otra capital occidental, en la que los personajes se moverán como pez en el agua y encontrarán a algún nutrido grupo de blancos que se sepan la coreografía del videoclip. Y todo esto sin tener ni la más mínima intención de vender las virtudes de la India a los extranjeros, lo hacen para ellos, para el disfrute de los suyos dentro y fuera del país.
Esto no significa que nosotros, los extranjeros, no podamos deleitarnos de la industria más prolífica del mundo. Por supuesto, antes de aproximarnos a ella conviene seguir una serie de reglas que nos ayudaran a disfrutar plenamente de esta experiencia que por lo general nunca dura menos de tres horas.
Regla número uno, elija a su estrella favorita: Si es usted un amante de los clásicos, de los actores de toda la vida, de los que nunca mueren. Sin duda está buscando a Amitabh Bachchan. Si se le pudiera comparar con alguien, yo lo haría con Sean Connery. Es un personaje omnipresente en el cine, en la publicidad, en TV y en los corazones de todos y cada uno de sus compatriotas en las últimas cuatro décadas. Si por el contrario lo que a usted le gusta son esas mujeres tan espectacularmente bellas que se comen la pantalla con su sola presencia, debería de conocer a Aishwarya Rai, que digo, seguramente ya la conocerán. Llegó a la fama como muchas otras, ganando Miss Mundo en 1994, y se ha convertido en la indiscutible reina de Bollywood. Por cierto, está casada con el hijo de Amitabh, no le busquen segundas intenciones a tan afortunado enlace. Y si lo que le gustan son los señores un poco pasados de peso y con bigote, yo no seré quien le juzgue, porque millones de personas en el país del Ganges también adoran a grandes actores como Anil Kapoor, al que recordaran por su papel de presentador de programa de televisión en Slumdog Millionare. Para el público más moderno también hay donde elegir, desde actrices extremadamente sexys y de corte occidental como Katrina Kaif, Priyanca Chopra, Deepika Padukone o Kareena Kapoor, a los forzudos Salman Khan, Akshay Kumar, Hrithik Roshan o Shah Rukh Khan, este último llamado a ser, si no lo es ya, el nuevo Amitabh Bachchan. Todos ellos, modelos de conducta e ídolos de masas.
Regla número dos, esté muy atento a sus próximos estrenos, ya que serán más de uno y más de dos al año. Al contrario que en occidente, en la India una imagen nunca se quema, pero si se debe de olvidar rápidamente a juzgar por el hecho de que en cada nuevo estreno se repiten las mismas caras.
Regla número tres, hágase con las bandas sonoras antes del estreno y no se olvide de practicar las coreografías, ya que nunca sabe cuándo va a tener la oportunidad de lucirse en una fiesta. Como en el tradicional baile de la lluvia que se celebra cuando se acerca el asfixiante verano en Delhi y donde no es raro ver a los niños bailar imitando los movimientos de sus ídolos a cámara lenta, bajo la lluvia artificial de los aspersores.  Los videoclips y las bandas sonoras de las películas se ponen a la venta antes del estreno y sirven como reclamo publicitario.
Regla número cuatro, reúne a tus amigos para ver la película, ya que si ha seguido el resto de las instrucciones, le aseguro que habrá momentos en los que no podrá evitar levantarse para cantar y bailar, y hacerlo solo, va a parecer… raro. Por eso le recomiendo que si decide adentrarse en el mundo de Bollywood, intente arrastrar a sus amigos con usted, porque son películas que merece la pena disfrutar acompañado. Pero en caso de que no consiga compañía, bajo ningún concepto apague su celular durante la función. Ya que, como he dicho antes, la película durará una media de tres horas durante las que no parece estar mal visto quedar con algún amigo para después, hacer llamadas de negocios o escribirle algún mensaje a la chica que te gusta inspirado por alguna frase de tu estrella favorita.
Regla número cinco, sea de mente abierta. Porque verá cosas que le chocaran, sobretodos a aquellos que se hagan preguntas como ¿Y no era ese el país con mayor desnutrición infantil del mundo? Y es que Bollywood parece funcionar como un espejo mágico en el cual se ve todo el país distrayéndose de lo que realmente pasa a su alrededor, limpiando las calles y cambiando la miseria por el urbanismo mas puntero mientras se regocija en el lujo y la opulencia. En eso se supone que consiste la magia del cine, en que unas veces te haga pensar y otras, simplemente te ayude a olvidar. Por eso Bollywood es el mejor exponente de la industria del entretenimiento.
Sepa también el lector que cuenta además con una amplia gama de géneros, desde la comedia romántica a la ciencia ficción y de la tragedia a la acción de primer nivel o, si así lo desea, podrá verlo todo junto en el género supremo que abarca todos los estilos, el Bollywood Masala. Merece la pena aclarar que los indios entienden el termino masala como mezcla. En la comida representa una mezcla, muchas veces indefinida, de especias. En el cine es siempre una mezcla indefinida de géneros. Donde de nuevo se miran al espejo para ver la que para ellos es su mayor virtud, la gigantesca diversidad cultural.
Otra de las grandezas de Bollywood es la capacidad de fagocitar los argumentos del cine occidental y convertirlos en películas puramente indias, como la mezcla de Superman y Batman en Krish (2006) con Hrithik Roshan, o el Memento indio Ghajini (2008) con Aamir Khan. O de hecho atraer estrellas de Hollywood como es el caso de Kambakkht Ishq (2009) protagonizada por Akshay Kumar y Kareena Kapoor y secundados por Sylvester Stallone, Denise Richards, Brandon Routh y Holly Valance, o la gigantesca Singh Is Kinng (2008) con Akshay Kumar y Katrina Kaif, y con banda sonora de Snoop Dogg. Pero no solo atrae a Hollywood, también la estrella mexicana Bárbara Mori comparte cartel con Hrithik Roshan en Kites (2010) la sensación de la temporada. Actualmente se encuentra en Mumbay el prestigioso guionista y director Paul Schrader (Taxi Driver, American Gigolo) donde se supone que rodara Xtreme City con Shah Rukh Khan.
Es el momento de volver al principio, a esa chica que está a punto de casarse y veamos que puede pasar. La primera opción es que efectivamente el héroe se salga con la suya y rescate a la chica de un matrimonio probablemente infeliz, no sin antes ganarse un buen puñetazo del que ha estado a punto de institucionalizarse como marido. Al final, cuando los invitados y familiares se den cuenta de que la chica lo quiere a él, aprovecharan la coyuntura para contraer matrimonio con la bendición de todos, incluido el cornudo. En un segundo supuesto, digamos que el héroe se retrasa, pongamos un atasco, una trampa de la suegra o una conspiración criminal destinada a acabar con la vida del presidente de Botsuana, da igual. Lo importante es que se retrasa, que la ceremonia se lleva a cabo y la chica se casa, eso solo puede significar una cosa, la chica se acabará enamorando de su marido cuando entienda todo lo que este señor está dispuesto a hacer por ella, en algunos casos llega a viajar a Europa en busca del hombre del que su mujer está enamorada. Y pongamos que en un tercer supuesto será el padre el que, después de ver la desdicha en la que está a punto de condenar a su hija, aun a costa de su honor (que en realidad nunca se verá dañado) disuelve el compromiso para dejar a su retoña en brazos de su amado. Merece la pena señalar la poca mano que tiene ella en estas decisiones que tanto le afectan. Pero lo más importante, lo fundamental, es que todos aceptaran su destino y lo harán con felicidad y regocijo.