Ir al contenido principal

Cupcakes: pasteles de diseño.


Artículo publicado en la revista tuit en junio del 2013.


PASTELES DE DISEÑO.
Por Antón Goenechea Caballos

Desde hace un tiempo he podido percibir el crecimiento de una plaga terrible a mi alrededor, los cupcakes. Sin miedo a ofender a cualquiera que amablemente haya compartido conmigo esta aberración de la repostería, tengo que decir que estoy convencido de que estamos ante una de las mayores conspiraciones a las que se enfrenta la humanidad en la presente década.
Según Wikipedia, los cupcakes son un postre tradicionalmente norteamericano y la primera referencia histórica se encuentra en un libro de recetas de cocina de finales del siglo XVIII. Su popularización internacional le llego con numerosas referencias en la serie de HBO, Sex and the City. Demostrando una vez mas que la libertad que la cadena ofrece a sus producciones a veces nos hace pagar un precio muy alto a todos.
Creo que hace unos seis años vi la primera tienda dedicada exclusivamente a la venta de cupcakes en mi vida, eso fue en el barrio de Malasaña en Madrid. En un primer momento pensé que era un negocio muy original y decidí apoyarlo comprando un muffins (o magdalenas, como las llamamos en España) con algo que en ese momento identifiqué como una especie de nata insípida de color naranja y que ellos llamaban frosting de zanahoria. Hice lo que pude para ocultar mi profunda decepción después de haber pagado el 500% del valor de una magdalena cuyo único aliciente era el color de su decoración. Conseguí guardar aquella terrible experiencia en el lugar mas remoto de mi subconsciente y así poder seguir respetando a todos los jóvenes emprendedores del mundo. 
Afortunadamente, durante muchos años pude vivir ajeno a esta aberración, hasta que, poco después de llegar a México, pude ver florecer a mi alrededor una serie de establecimientos dedicados única y exclusivamente a la venta de cupcakes. En un primer momento sentí la misma reafirmación por el pequeño y valiente empresario que se lanza al vacío en el mundo de los negocios, pero por alguna razón la iniciativa se fue replicando a la velocidad del rayo. La gente empezó a llevar cupcakes a reuniones familiares, al trabajo, a casa de los amigos, a ver el Superbowl... la pesadilla empezó a hacerse más y más presente en mi vida hasta que acabé viéndome a mi mismo en un evento social, con el dedo impregnado en frosting que intentaba esconder debajo de una mesa y que finalmente acabo embarrado en mis pantalones (Hay que decir que aunque el glaseado se me hace repugnante, el bizcocho suele estar buenísimo).
En el 2010, la todopoderosa estrella de televisión Martha Stewart publicó un libro de cocina exclusivamente sobre el tema y un año después se estrenó la Sitcom norteamericana 2 Broke Girls, que cuenta la historia de dos chicas que trabajan como meseras y que quieren montar un negocio de cupcakes. Además en This is 40 (2012), dirigida por mi admirado Judd Apatow, el personaje de Paul Rudd es un adicto a los cupcakes. Quizá esté loco, pero las señales están ahí fuera, un postre tradicional americano, de los peores diría yo, que en menos de cinco años se vuelve omnipresente en cine y televisión, que coincide con la aparición de una serie de negocios no solo en EEUU, sino en todo el mundo… esto solo puede ser una conspiración para mantener su imperialismo culinario que en su momento empezó con Coca Cola, siguió con McDonalds y continua feroz con los Brunchs y la comida orgánica. O puede que seamos todos unos estúpidos que compramos la primera estupidez que nos ponen delante solo porque nos dicen que está de moda… No, sin duda debe de ser una conspiración.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Pequeña reflexión sobre la empatía.

Este artículo estaba destinado a ser publicado en el número de doble de diciembre/enero, pero por problemas de espacio en la revista, finalmente se ha publicado en Febrero, espero que os guste. Cuando reviso los textos que he escrito en los últimos dos años me doy cuenta de que uso el verbo empatizar en casi cada uno de ellos. En cada ocasión en el que lo he escrito, tanto el infinitivo como cualquiera de sus declinaciones verbales, sucedía algo que me he obstinado en ignorar sistemáticamente. El procesador de texto, Microsoft Word, lo marcaba como un error ortográfico. Teniendo en cuenta la mala relación que siempre he tenido con esta disciplina tan esencial, lo achacaba a un error mecanográfico provocado por mi auto diagnosticada dislexia. Los increíbles mecanismos de la mente, podría pensar usted, yo le deseo al indulgente lector que su mente no funcione con tanta torpeza como la mía. Pero llegó un momento en el que se imponía ser realista, tenía que sab

'Camino a Marte': el viaje de hacer un 'road trip' (publicado en Vanity Fair México)

Antón Goenechea Caballos, coguionista de 'Camino a Marte' relata cómo  se  orquestó la cinta que se estrena hoy. La primera vez que hablamos de  Camino A Marte , Beto ( Humberto Hinojosa ) y  Pablo (García Gatterer , productor) estaban terminando de editar  I Hate Love (2014) y querían filmar un pequeño road trip que no tomara más de dos semanas de rodaje. Beto había estado pensado en cómo los seres humanos tendemos a antropomorfizarlo todo, incluidas las tormentas.  Katrina no fue solo un fenómeno natural, también era una entidad con personalidad responsable de la destrucción de una ciudad y de las miserias de sus habitantes. Sandy dejó sin luz a Nueva York, Odile aterrorizó Baja California y el huracán María ha hundido a Puerto Rico en la miseria.  De esa idea viene la creación Mark ( Luis Gerardo Méndez ), un hombre que en principio, como una tormenta, es ajeno a los habitantes de los lugares por los que pasa. Pero si una tormenta tuviera personalidad y fuera capaz de v

The Shadow Line.

“It´s alright. You are a good cop, but whether you are a good person… well, that´s not for me to say.” Le dice Gatehouse al inspector Jonah Gabriel. Con esa frase resume el conflicto del personaje y de la mayoría de individuos que pululan en The Shadow Line. Escalofriante y perfectamente contada, esta serie es una de esas raras bellezas que produce la BBC. Una serie de siete episodios que se cuentan con precisión novelesca y que se cierra con maestría (Ojalá que nunca se hagan mas temporadas). Los fundamentos narrativos de esta serie están arraigados en la complejidad del género negro americano de la primera mitad del siglo veinte, y que pareció hacerse inservible después de que el caso Watergate despertara a la sociedad norteamericana de su largo sueño idílico. Antes de eso, el género negro era el encargado de mostrar ese lado oscuro y corrupto de la sociedad, la fina línea por la que se debe andar cuando se quiere mantener el orden. Y de como los guardianes de esta línea se