Ir al contenido principal

Cupcakes: pasteles de diseño.


Artículo publicado en la revista tuit en junio del 2013.


PASTELES DE DISEÑO.
Por Antón Goenechea Caballos

Desde hace un tiempo he podido percibir el crecimiento de una plaga terrible a mi alrededor, los cupcakes. Sin miedo a ofender a cualquiera que amablemente haya compartido conmigo esta aberración de la repostería, tengo que decir que estoy convencido de que estamos ante una de las mayores conspiraciones a las que se enfrenta la humanidad en la presente década.
Según Wikipedia, los cupcakes son un postre tradicionalmente norteamericano y la primera referencia histórica se encuentra en un libro de recetas de cocina de finales del siglo XVIII. Su popularización internacional le llego con numerosas referencias en la serie de HBO, Sex and the City. Demostrando una vez mas que la libertad que la cadena ofrece a sus producciones a veces nos hace pagar un precio muy alto a todos.
Creo que hace unos seis años vi la primera tienda dedicada exclusivamente a la venta de cupcakes en mi vida, eso fue en el barrio de Malasaña en Madrid. En un primer momento pensé que era un negocio muy original y decidí apoyarlo comprando un muffins (o magdalenas, como las llamamos en España) con algo que en ese momento identifiqué como una especie de nata insípida de color naranja y que ellos llamaban frosting de zanahoria. Hice lo que pude para ocultar mi profunda decepción después de haber pagado el 500% del valor de una magdalena cuyo único aliciente era el color de su decoración. Conseguí guardar aquella terrible experiencia en el lugar mas remoto de mi subconsciente y así poder seguir respetando a todos los jóvenes emprendedores del mundo. 
Afortunadamente, durante muchos años pude vivir ajeno a esta aberración, hasta que, poco después de llegar a México, pude ver florecer a mi alrededor una serie de establecimientos dedicados única y exclusivamente a la venta de cupcakes. En un primer momento sentí la misma reafirmación por el pequeño y valiente empresario que se lanza al vacío en el mundo de los negocios, pero por alguna razón la iniciativa se fue replicando a la velocidad del rayo. La gente empezó a llevar cupcakes a reuniones familiares, al trabajo, a casa de los amigos, a ver el Superbowl... la pesadilla empezó a hacerse más y más presente en mi vida hasta que acabé viéndome a mi mismo en un evento social, con el dedo impregnado en frosting que intentaba esconder debajo de una mesa y que finalmente acabo embarrado en mis pantalones (Hay que decir que aunque el glaseado se me hace repugnante, el bizcocho suele estar buenísimo).
En el 2010, la todopoderosa estrella de televisión Martha Stewart publicó un libro de cocina exclusivamente sobre el tema y un año después se estrenó la Sitcom norteamericana 2 Broke Girls, que cuenta la historia de dos chicas que trabajan como meseras y que quieren montar un negocio de cupcakes. Además en This is 40 (2012), dirigida por mi admirado Judd Apatow, el personaje de Paul Rudd es un adicto a los cupcakes. Quizá esté loco, pero las señales están ahí fuera, un postre tradicional americano, de los peores diría yo, que en menos de cinco años se vuelve omnipresente en cine y televisión, que coincide con la aparición de una serie de negocios no solo en EEUU, sino en todo el mundo… esto solo puede ser una conspiración para mantener su imperialismo culinario que en su momento empezó con Coca Cola, siguió con McDonalds y continua feroz con los Brunchs y la comida orgánica. O puede que seamos todos unos estúpidos que compramos la primera estupidez que nos ponen delante solo porque nos dicen que está de moda… No, sin duda debe de ser una conspiración.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Sí, yo soy ese de las mallas (o porque los niños se ríen de mí).

Planeaba que mi próxima entrada en el blog fuera “El pito de los indios”, un fascinante estudio que estoy haciendo sobre las aficiones de nuestros gentiles anfitriones. Pero después del interés suscitado por la última publicación de Gabi, a raíz de mi costumbre de usar mallas para hacer deporte, y de que tengo la sensación de que mi imagen se está viniendo abajo en mi propio hogar, creo que tengo que aclarar un par de puntos importantes.

El primero de todos es que, desde hace años, los hombres y las mujeres modernos han estado luchando por muchas causas basándose en el principio de que todos los seres humanos tenemos los mismos derechos. Esta noble lucha ha abierto las puertas de la democracia a las mujeres y a las minorías raciales, ha dado voz a los pobres y ha ayudado a los enfermos. También provocó la revolución sexual, gracias. Esta es una batalla que continúa y continuará siempre. Pero hay un sector que suele quedar fuera de los discursos y que a veces siente que la sociedad le…

Bollywood para principiantes

Aquí esta mi primer artículo publicado para Nylon Magazine en México.
El artículo fue dividido en dos números de la revista, uno corresponde al número de noviembre y el otro al numero de diciembre-enero. Está visto que mis artículos siguen siendo demasiado largos.




















Una chica está a punto de cometer el peor error de su vida, casarse con el hombre equivocado. En su rostro, maravillosamente maquillado y decorado con espectaculares joyas, podemos ver una expresión de resignación ante lo inevitable. Va a seguir el destino que sus padres le han marcado, va a tener un matrimonio arreglado. En el último momento alguien irrumpe en la boda, es su príncipe azul, el hombre del que está realmente enamorada. Ha venido a rescatarla porque se ha dado cuenta de que no puede vivir sin ella, pero antes tendrá que demostrar lo que vale. Este no solo es el argumento del El Graduado, también es el del 90% de las películas de Bollywood. Antes y después de esta escena puede pasar de todo, seguro que habrá b…

'Camino a Marte': el viaje de hacer un 'road trip' (publicado en Vanity Fair México)

Antón Goenechea Caballos, coguionista de 'Camino a Marte' relata cómo se orquestó la cinta que se estrena hoy.


La primera vez que hablamos de Camino A Marte, Beto (Humberto Hinojosa) y Pablo (García Gatterer, productor) estaban terminando de editar I Hate Love(2014) y querían filmar un pequeño road trip que no tomara más de dos semanas de rodaje. Beto había estado pensado en cómo los seres humanos tendemos a antropomorfizarlo todo, incluidas las tormentas. Katrina no fue solo un fenómeno natural, también era una entidad con personalidad responsable de la destrucción de una ciudad y de las miserias de sus habitantes. Sandy dejó sin luz a Nueva York, Odile aterrorizó Baja California y el huracán María ha hundido a Puerto Rico en la miseria. 

De esa idea viene la creación Mark (Luis Gerardo Méndez), un hombre que en principio, como una tormenta, es ajeno a los habitantes de los lugares por los que pasa. Pero si una tormenta tuviera personalidad y fuera capaz de verse representada e…