Ir al contenido principal

'Camino a Marte': el viaje de hacer un 'road trip' (publicado en Vanity Fair México)

Antón Goenechea Caballos, coguionista de 'Camino a Marte' relata cómo se orquestó la cinta que se estrena hoy.


La primera vez que hablamos de Camino A Marte, Beto (Humberto Hinojosa) y Pablo (García Gatterer, productor) estaban terminando de editar I Hate Love(2014) y querían filmar un pequeño road trip que no tomara más de dos semanas de rodaje. Beto había estado pensado en cómo los seres humanos tendemos a antropomorfizarlo todo, incluidas las tormentas. Katrina no fue solo un fenómeno natural, también era una entidad con personalidad responsable de la destrucción de una ciudad y de las miserias de sus habitantes. Sandy dejó sin luz a Nueva York, Odile aterrorizó Baja California y el huracán María ha hundido a Puerto Rico en la miseria. 

De esa idea viene la creación Mark (Luis Gerardo Méndez), un hombre que en principio, como una tormenta, es ajeno a los habitantes de los lugares por los que pasa. Pero si una tormenta tuviera personalidad y fuera capaz de verse representada en las personas con las que se cruza, si, en otras palabras, reconociera su propia humanidad ¿Sería capaz de destruirlo todo? Y ahí es donde aparecen Emilia (Tessa Ia), una chica con una enfermedad terminal, y su mejor amiga Violeta (Camila Sodi), que a través de un acto de compasión _salvan a Mark de un enojadísimo cajero de gasolinera_ consiguen empezar a mermar el poder destructor de la tormenta que las persigue.

Escribir con Beto es un proceso esencialmente orgánico que empieza por buscar estímulos visuales que finalmente den soluciones cinemáticas a la trama. Es un proceso de depuración de ideas que funciona particularmente bien en un road trip, ya que es un género inevitablemente episódico. Eso nos permitía crear secuencias inspiradas en las locaciones que íbamos descubriendo, algo que se nos antojaba mucho más realista que someternos al riguroso dictado de la trama. También se adaptaba muy bien a la forma en la que a Beto le gusta rodar, un proceso incesante de búsqueda al que los actores, así como el director de fotografía,Memo Garza, estaban invitados. 

De esa forma, el guion se deconstruye y se vuelve a armar innumerables veces hasta que se destila su esencia emocional con la ayuda de Quim Martí, editor, y Rodrigo Dávila, compositor. Y así, sin sentirnos alienados o utilizados, todos tuvimos la oportunidad de trabajar con Beto en la articulación de una idea que responde a una visión única del cine.


Link al artículo original.

Comentarios

Entradas populares de este blog

The Shadow Line.

“It´s alright. You are a good cop, but whether you are a good person… well, that´s not for me to say.” Le dice Gatehouse al inspector Jonah Gabriel. Con esa frase resume el conflicto del personaje y de la mayoría de individuos que pululan en The Shadow Line. Escalofriante y perfectamente contada, esta serie es una de esas raras bellezas que produce la BBC. Una serie de siete episodios que se cuentan con precisión novelesca y que se cierra con maestría (Ojalá que nunca se hagan mas temporadas). Los fundamentos narrativos de esta serie están arraigados en la complejidad del género negro americano de la primera mitad del siglo veinte, y que pareció hacerse inservible después de que el caso Watergate despertara a la sociedad norteamericana de su largo sueño idílico. Antes de eso, el género negro era el encargado de mostrar ese lado oscuro y corrupto de la sociedad, la fina línea por la que se debe andar cuando se quiere mantener el orden. Y de como los guardianes de esta línea se

Los grandes directores también se hacen viejos.

Hay algo que me sucede últimamente y que me preocupa sobremanera, y es que cada vez que salgo del cine de ver una de esas películas que espero durante meses, me siento profundamente decepcionado. Sobre todo en lo que se refiere a sus ilustres directores (Ridley Scott, Woody Allen, Oliver Stone,…) los únicos que se han salvado con nota alta son Cronenberg con A Dangerous Method y algo mas raspado Christopher Nolan, con la última parte de su trilogía de Batman. Lo que más me preocupa en este asunto no es que las últimas películas de estos realizadores tengan mejor o peor factura, sino que yo estoy desarrollando unas tendencias críticas tan estrictas que me incapacitan de disfrutar la película una vez me he sentido decepcionado durante la exhibición. Esto implica la pérdida de la que para mí era la esencia de mi gran virtud como cinéfilo, la capacidad de disfrutar con casi cualquier cosa independientemente de ser consciente de su calidad. Poder poner las cosas en su sitio para así di